Atrás

MEJORES ÉPOCAS DEL AÑO PARA COMPRAR UNA CASA

El sector inmobiliario no es predecible, cambia durante todo el año por lo que cualquier día, cualquier lugar, cualquier hora, podemos ver nuevos anuncios de ventas. Sin embargo, hay épocas más favorables para hacer inversiones inmobiliarias, como por ejemplo, la adquisición de una vivienda.

Desde el punto de vista financiero, todos los meses no son buenos para la adquisición de una vivienda, ya que hay épocas donde los precios se alzan notablemente. Un estudio realizado por Help Me Cash afirma que el mejor mes para la adquisición de una vivienda es septiembre, debido a las relaciones calidad precio, no obstante también hay otras épocas muy buenas para la adquisición de viviendas como puede ser el verano ya que suele haber una bajada de precios, o el otoño.

Desde el punto de vista financiero, el verano (sobre todo Julio y Agosto) tiene muchas ventajas, una de ellas son las vacaciones, el hecho de que en esta época haya vacaciones se traduce en la compra de una vivienda a más tiempo para dedicarle tanto como para visitar viviendas como para que decisión tomar respecto a cuál elegir. Otra ventaja que tiene la compra de una vivienda en verano es el euríbor, los analistas intuyen su bajada tanto en julio como en agosto, por lo tanto, nos asegura unos intereses relativamente bajos a corto y medio plazo para hacer frente a la compra.

La pandemia nos ha dado una nueva forma de pensar por lo que la compra de una segunda residencia (una casa en el campo, una casa cerca del mar, una piso en alguna zona que realmente nos guste), puede convertirse en nuestro mejor aliado cuando queramos tomarnos una vacaciones, la pandemia también nos ha afectado de manera psicológica por lo que es normal que optemos por la elección de una casa (y si es nuestra mejor), que un hotel.

Por otro lado, también si decidimos alquilarla dará mucha rentabilidad, a corto plazo. Finalmente cabe destacar que en verano la oferta es bastante mayor y hay mucha más competencia, se producen más posibilidades de negociación por lo que esto es beneficioso para el comprador.

Es probable que muchos asociamos al otoño (Septiembre, Octubre y Noviembre) a la vuelta a la rutina, pero esto no es ningún impedimento para los compradores. Lo toman como un momento positivo para la compra de una vivienda ya que ven una buena oportunidad de comenzar con un buen cambio en su rutina habitual. La compra de una nueva vivienda conlleva a nuevos hábitos y a la adaptación de una nueva vivienda e incluso de alguna nueva zona. Además, conviene señalar que según el Ministerio de Fomento durante la última etapa del año, la compra de viviendas se vuelve más eficaz, destacando sobre todo las de nueva obra.

En el último trimestre de 2018 fue cuando más viviendas nuevas se vendieron, con un total de 16.257 compraventas (un ascenso notable como podemos observar ya que subió un 57% más que el primer trimestre, un 30% más que el segundo trimestre, y un 38% más que el tercer trimestre). En cuanto al euríbor, se encuentra más bajo que nunca por eso las cifras negativas que se han ido registrando, son una muy buena ventaja a tener en cuenta a la hora de la compra de una nueva vivienda. Otra ventaja a tener en cuenta es que los bancos intentan ofrecer buenas hipotecas durante el otoño. Por último, el otoño, es una muy buena oportunidad para hacer reformas en nuestra vivienda ya que  los profesionales de este sector se dedican a trabajar a pleno rendimiento.